Elige el idioma.
Tkart magazine

Editorial | Jonathan thonon: volcar en la pista a toda velocidad

go down go up

JONATHAN THONON EL CIELO AL REVÉS

Una carrera como tantas otras, uno de los mejores pilotos de los años 2000, la pista de Lonato: en un segundo, un espacio se cierra... y se desata un accidente espectacular, con el kart de CRG que sale por los aires y aterriza cabeza abajo. Susto: mucho. Consecuencias: pocas, sino el recuerdo, que puede hasta convertirse en una bonita historia que contar.


Acelerador a fondo. Siempre. Lo que ves pasar en la periferia de tu campo de visión son solo fragmentos de realidad, vas con el foco puesto en el tubo de escape de quien llevas delante, o en la siguiente frenada al final de recta, que hay que efectuar siempre de la misma manera, tensando los músculos del cuello y compensando la fuerza que te empuja hacia el otro lado.

Luego, de repente, la situación que no te esperas: el kart que llevas delante se da la vuelta enloquecido y queda mirándote de frente, con un movimiento que no debería producirse. Entonces los detalles que hasta ese momento no eran sino un marco de manchas coloridas se vuelven el escenario principal.
Cuando uno lo cuenta, parece que no acaba jamás, pero cuando lo ves en vivo, trascurre en un segundo, el tiempo que tardas en parpadear y torcer el volante instintivamente: Forè, ante ti, se desplaza cada vez más hacia la izquierda, a la deriva; Cesetti pasa milagrosamente por un espacio que, cuando llegas tú, ya no es suficiente. Hierba en las ruedas y anarquía en el volante: tuerces a la derecha y el kart no te obedece, solo te queda tiempo para dar un grito, sofocado por la mentonera empapada de sudor, y el bordillo rojo y blanco es ya una tapia. Un estruendo. Un salto. Ligero como una pelotita que rebota en un campo enloquecido. Luego, ese chasis del que antes llevabas las riendas está ahí, delante de ti, volcado, como el final de una secuencia rodada por un director perverso. Tu cabeza sigue yendo por su cuenta y el único pensamiento sensato que tienes es que el asfalto discurre de nuevo a la velocidad humana, mientras te transportan en medio de la pista. Respiras, porque es algo natural y el instinto de supervivencia te dice que lo estás haciendo bien. Luego, como si nada, cuando la gente se acerca para ver cómo estás y grita: “¡Corta el mono, corta el mono”, recuperas la lucidez en un segundo: “¡De eso ni hablar! ¡Es el mono del mundial!”
Lo demás es hielo sobre la rodilla, un viaje al hospital que ya no da miedo, una mesa de radiografías tan fría como la silla de plástico de la sala de espera, 10 días con muletas y luego otra vez ahí, subido en el kart, con el cielo todavía en su sitio y la hierba donde debería estar, desenfocada en los bordes de tu campo visual, mientras conduces hacia la superpole. Todo en orden. Una vez más... Jonathan Thonon.

Piloto belga de la quinta del 86. Ha sido uno de los kartistas más triunfadores de la primera década de 2000 en las categorías de marchas. Entre sus muchos títulos, destacan 4 Copas del Mundo CIK-FIA KZ1 y la WSK World Series KZ2 de 2010. Ha corrido durante casi toda su carrera con CRG, excepto en los últimos años con Praga Karts.

Sigue leyendo tu artículo

No pierdas tiempo: regístrate ahora para una visita gratuita de 24 horas. Artículos ilimitados.

Inicia tu visita gratuita de 24 horas
No se requiere tarjeta de crédito
o
Salta la visita gratuita y hazte miembro de TKART Magazine.
  • Actualizaciones continuas
  • Contenidos interactivos (360º, vídeos, galerías de fotos, etc.)
  • 15 secciones
  • Más de 500 artículos en profundidad
  • Acceso a todo el archivo
  • Disponible en italiano, inglés y español
  • Acceso desde escritorio y móvil
Abónate