Tkart magazine

Editorial | Oscar benedetti: una historia llena de pasión, motores y sana “locura”

go down go up

OSCAR BENEDETTI UNA HISTORIA LLENA DE PASIÓN, MOTORES Y SANA “LOCURA”

Passionaccia. Los derechos de autor sobre esta palabra los tiene Enrico Mentana, un famoso periodista italiano que puso dicho título a uno de sus libros: “La passionaccia (condenada pasión; n.d.t.) es una fiebre que me vino de muchacho y ya nunca se me quitó. Es el amor por un oficio total, que te absorbe enteramente, que te regala al mismo tiempo adrenalina y sabiduría”. Palabras que, en su caso, están dedicadas al periodismo, pero que también se adaptan perfectamente al karting.


Por lo menos según lo concibe Oscar Benedetti, quinta de 1950, de Cesena (en Emilia-Romagna, Italia), preparador, motorista y gerente de la empresa Motori Seven y de la firma de chasis Oberon Racing Kart. Benedetti es una de esas personas que ha sentido la pasión por los motores desde su infancia: “A 4 años iba ya montado en la moto de papá –cuenta– merodeando por las calles sin atascos de hace medio siglo. En quinto de primaria junté dos pequeños motores de rodillo Garelli Mosquito (usados para transformar las bicicletas en vehículos de motor; n.d.r.) y creé el que, creo, sigue siendo el único Mosquito bicilíndrico de la historia”.

Las motos son el principal interés del joven Benedetti, quien, siendo un muchacho, en el tiempo robado a la actividad en la empresa de construcción de su padre, con algunos amigos consigue fabricar un motor de 50 y uno de 250 cc, con el que corre además un tal Marcelino Lucchi, después piloto de pruebas de Aprilia. Sin embargo, como a veces ocurre en las historias más hermosas, una curva repentina del destino tiene reservada una desagradable sorpresa: el 16 de mayo de 1976, en el Gp de las Naciones, en el Mugello, el fin de semana es fatídico para Paolo Tordi (clase 350, que cae y es arrollado por su propia moto) y Otello Buscherini (clase 250, muerto a su llegada al hospital tras un accidente similar). Benedetti está en la pista y asiste al drama. Conocía a los dos pilotos desde que era un muchacho, cuando las pandillas de Cesena y Forlì se retaban con los ciclomotores por grandes avenidas desoladas. “Admito que después de aquella carrera pensé que ya no tenía sentido continuar: conocía bien a Tordi, hasta le hice de mecánico. Pero por suerte, al cabo de un tiempo, un amigo mío me convenció para que probara un kart: aquello me gustó mucho y empecé a correr, aunque tenía ya 27 años. No obstante, tuve bastante trayectoria: de la 125 Junior a la 125 Super. Excepto un par de carreras con un Rotax, siempre corrí con motores preparados, modificados o fabricados totalmente por mí. Por aquel entonces, los reglamentos eran mucho más permisivos y tenía margen para dar rienda suelta a mi pasión por la mecánica.

Quinta del 50, nacido en Cesena, la ciudad en la que también se asienta su empresa Motori Seven. Esta fue fundada formalmente en 1994, aunque la actividad de fabricación de Benedetti empezó en 1978. Hoy Benedetti fabrica también chasis bajo la marca Oberon Racing Kart.

Sigue leyendo tu artículo

No pierdas tiempo: regístrate ahora para una visita gratuita de 24 horas. Artículos ilimitados.

Inicia tu visita gratuita de 24 horas
No se requiere tarjeta de crédito
o
Salta la visita gratuita y hazte miembro de TKART Magazine.
  • Actualizaciones continuas
  • Contenidos interactivos (360º, vídeos, galerías de fotos, etc.)
  • 15 secciones
  • Más de 500 artículos en profundidad
  • Acceso a todo el archivo
  • Disponible en italiano, inglés y español
  • Acceso desde escritorio y móvil
Abónate