Tkart magazine

Editorial | Francesco laudato: los recuerdos de un kartista

go down go up

FRANCESCO LAUDATO LOS RECUERDOS DE UN KARTISTA

Quién sabe por qué, cuando se habla de los “kartistas más triunfadores”, su nombre no es de los más citados. Pese a ello, si se mira el palmarés, Francesco Laudato no tiene nada que envidiarle a nadie: un mundial, una copa del mundo, 4 europeos, 3 títulos italianos, 3 Torneos de las Industrias y varios otros éxitos. Una lista de la que no muchos pueden alardear.


Tal vez es una cuestión de carácter, o de educación. O quizás, sencillamente, hay quien, por su naturaleza o circunstancias afortunadas acaba siendo el centro de la atención más que otros. Pues que así sea, porque lo que importa, para quien le pone pasión, es correr con el kart y tener la certeza de haber hecho todo lo posible. Francesco Laudato, en este sentido, tiene la conciencia tranquila: “No tengo ningún pesar en lo que atañe, a mi carrera. Estoy muy satisfecho con los resultados obtenidos y las relaciones que he tenido con todas las personas de este ambiente que han trabajado conmigo”.

Volvamos, pues, al principio, para contar cómo empezó todo: “Fue mi padre, un gran aficionado a los motores y expiloto de cronoescaladas, quien me llevó a un circuito por primera vez. Recuerdo perfectamente aquel momento inolvidable: fuimos al circuito Pista Cobra, en Potenza, en el que se hizo realidad un sueño que llevaba cultivando desde muy pequeño. Aunque la primera carrera fue un desastre: mi kart era muy viejo, comparado con el de los mejores (hasta me tomaban el pelo...). Llegué de los últimos, pero no me desanimé en absoluto, es más, seguía teniendo las mismas ganas de medirme en la pista.  Y así, en la cuarta carrera que disputé, llegó la victoria: era una prueba de campeonato regional en un circuito de ciudad, en la exposición “Oltremare”, en Nápoles. Estrenaba el kart nuevo, tan ansiado, y tras haber logrado el 3º tiempo en la clasificación, me puse en cabeza manteniendo la posición hasta el final. Lo que no olvidaré nunca es que, por primera vez, mi padre, que además era mi mecánico, me dijo “bien hecho”. Creo que esto puede ser un ejemplo útil que todos los muchachos que se acercan al kart deben tener en cuenta: al principio, este es un deporte difícil, pero con tenacidad y determinación se puede llegar muy arriba.
La primera victoria importante llegó en 1994, en Lonato, con ocasión de una prueba del Campeonato Italiano, disputada como particular, también con mi padre como mecánico. Aquel año logré además el primer título: el del Campeonato Italiano Nacional de 125.
La victoria más bonita fue, por supuesto, el primer mundial que gané en Francia en 1999: fue la coronación del sueño que cualquier piloto de kart persigue desde que empieza a correr”.
Exacto. Y a propósito de quienes empiezan a correr, ¿cuáles son los consejos que les puede dar un hombre experimentado como Francesco Laudato? “En la competición de alto nivel hay que confiar mucho en uno mismo y en las propias posibilidades. El kart enseña mucho en este sentido y forja el carácter, contribuyendo a construir una mentalidad apropiada para afrontar también muchas situaciones de la vida. Pero para lograr destacar hay que ser tenaces, superar las dificultades que se van encontrando, sobre todo en los comienzos”.

Piloto italiano, quinta de 1975. En 20 años de carrera ha ganado 2 títulos mundiales, 4 europeos, 3 Torneos de las Industrias y muchos otros títulos italianos e internacionales.

Sigue leyendo tu artículo

No pierdas tiempo: regístrate ahora para una visita gratuita de 24 horas. Artículos ilimitados.

Inicia tu visita gratuita de 24 horas
No se requiere tarjeta de crédito
o
Salta la visita gratuita y hazte miembro de TKART Magazine.
  • Actualizaciones continuas
  • Contenidos interactivos (360º, vídeos, galerías de fotos, etc.)
  • 15 secciones
  • Más de 500 artículos en profundidad
  • Acceso a todo el archivo
  • Disponible en italiano, inglés y español
  • Acceso desde escritorio y móvil
Abónate